Diseño web por bayteksystems.ca
Derechos de autor © 2018 CIETinternational.
Todos los derechos reservados. | Condiciones de uso
Ensayos de intervención comunitaria
Auditoría social de servicios públicos
Síntesis de conocimientos
Educación y Formación
CIETmap

La experiencia de ACYRN en el Canadá atlántico, según Dawn Caldwell y April Maloney


‘La historia de ACYRN comenzó en 2003, y surgió de las preocupaciones en común que teníamos con April Maloney’, recuerda Dawn Caldwell, una investigadora de CIET en Halifax. ‘Discutimos cómo contribuir mejor en las investigaciones sobre la salud aborigen que se estaban llevando a cabo en la región, y April sugirió tratar la prevención del suicidio, que es una cuestión urgente para las comunidades aborígenes.’

La idea de April, hija de un cacique Mi’kmaw que ahora coordina el proyecto de ACYRN en las provincias Atlánticas para CIET, no le vino de la nada. Sabía por las experiencias de su propia vida que había una herida abierta en los corazones de varias comunidades aborígenes. ‘Cuando era adolescente, muchos funerales eran para gente de mi propia edad’, dice. ’Hoy tenemos otra generación que crece con la misma experiencia. Esto me hace preguntarme: ¿cómo podemos, como una comunidad, comenzar a desplazar el ciclo para la próxima generación?’

De izquierda a derecha: Dawn Caldwell, April Maloney y Nancy Gibson, de CIET, se encuentran en una sesión de formación de ACYRN.

Basándose en la experiencia de CIET, Dawn sugirió explorar corriente arriba, es decir, las creencias y experiencias de vida de la gente, mucho antes de que llegaran al punto de la autodestrucción. Entonces comenzaron a buscar las fuentes de la ‘resiliencia’, que normalmente se ve como la fortaleza interna que nos ayuda a recuperarnos y mantener nuestro curso ante la adversidad. April y Dawn creen que hay algo más: ‘Vemos a la resiliencia como algo más profundo que el simple desarrollo de fortaleza de la propia personalidad para resistir ante experiencias dolorosas’, dice Dawn. ‘Percibimos la resiliencia como una fuerte de fortalezas individuales y colectivas que combinan la espiritualidad, las fortalezas familiares, las enseñanzas de los Ancianos, los rituales ceremoniales, las tradiciones orales, la identidad, y las redes de apoyo, y nos ayuda a construir nuestro futuro como individuos y comunidades.’ April y Dawn querían saber qué tenían las comunidades aborígenes que podrían hacer que sus jóvenes, y las mismas comunidades, fueran más resilientes, así como qué los ponía en mayor riesgo.

April consultó con las comunidades, donde habló con los jefes de bandas y los directores de salud para conseguir que aprobaran y apoyaran este trabajo. Las opiniones de las comunidades se tomaron en cuenta enseguida. Como primer paso para diseñar la investigación, April y Dawn se encontraron con un asesor de bandas, un concejero de jóvenes, y gente que conocía o había hablado con alguien que había intentado suicidarse. Sus aportes fueron escenciales para establecer los temas y preguntas principales. April y Dawn luego desarrollaron una encuesta comunitaria para ver qué factores estaban relacionados con el bienestar y el riesgo de los jóvenes.

Una investigadora con bases en las comunidades entrega cuestionarios en una escuela del Canadá atlántico.

April llevó a cabo la mayor parte del trabajo de campo, visitando escuelas y centros recreativos, donde entregó encuestas anónimas a los alumnos. El caracter confidencial de nuestras encuestas es clave en este aspecto. ‘Ciertamente es lo que más preocupa a los chicos’, dice April. ‘Los adolescentes me preguntaban: ‘’¿Tengo que poner mi nombre en esto?’’, y yo les decía: ‘’No, para nada.’’ Insistían: ‘’¿Mis padres van a ver esto?’’, a lo que yo volvía a responder: ‘’Esto es estrictamente confidencial; son sus respuestas, no sus nombres, lo que buscamos.’’’ Las respuestas anónimas les ofrecieron un gran espacio para expresarse. Y lo hicieron.

La encuesta ofreció una instantánea de la vida comunitaria desde la perspectiva de los adolescentes: sus encuentros día a día con la violencia y la presión entre pares, sus sistemas de apoyo familiares y con sus pares, sus exposiciones culturales y espirituales y cómo afectan su autoestima y su sentido de control sobre su ambiente y su futuro.

En una segunda etapa, las bandas eligieron investigadores con bases en las comunidades, que fueron formados para replicar el estudio en sus propias comunidades. Estos investigadores con bases en las comunidades son trabajadores sociales, empleados del sector de la salud, o miembros interesados de la comunidad. Para la mayoría de ellos esta es su primera investigación, lo cual los denconcierta hasta que llegan al momento en que dicen ‘eureka’ y ven cómo la investigación puede tener sentido para ellos y agregarle valor a sus comunidades. También aportan sus conocimientos de sus culturas y comunidades, lo cual permite una verdadera conjugación de cosmovisiones y una perspectiva nueva e integrada con la cual abordar los temas que más importan en el camino hacia las mejoras en la salud y el aumento del desarrollo.

En 2004, ya había ocho comunidades partícipes. En 2005, formaron la Red de Resiliencia Juvenil de la Comunidad Aborigen (ACYRN), con el financiamiento de los Institutos Canadienses de Investigación en Salud (CIHR). Otras cuatro comunidades del Canadá atlántico y siete asentamientos métis de Alberta  se sumaron a ACYRN en 2005 y 2006. (Haga clic aquí  para obtener más información sobre las sesiones de planificación de ACYRN en Alberta).

‘Hasta ahora [abril de 2007], tenemos información de encuestas en todas las comunidades que participan en esto’, dice Dawn. ‘Nuestro próximo paso será compartir los resultados con ellos, para que puedan discutir qué hacer, en base a la evidencia. Y, según nuestros resultados, hay mucho que puede hacerse con lo que ya tienen, como mejorar y desarrollar los programas existentes. Desde ya que también pueden usar la evidencia para solicitar fondos para emprender pequeñas intervenciones que ofrezcan mayores beneficios. Sea lo que fuere que hagan las comunidades —lo cual ciertamente es su decisión—, evaluaremos el resultado, veremos qué funciona, y lo modificaremos y ajustaremos para obtener mejores resultados’.

En la edición del verano de 2008  de Pimatisiwin: A Journal of Indigenous and Aboriginal Community Health se publicó un diálogo entre April Maloney y Dawn Caldwell sobre el proyecto de ACYRN en el Canadá Atlántico.